¿Quién es cupido?

En la mitología clásica, Cupido significa “deseo”, es el dios del deseo, el amor erótico, la atracción y el afecto. A menudo es retratado como el hijo de la diosa del amor Venus y el dios de la guerra Marte. También es conocido en latín como Amor. Su homólogo griego es Eros.

Aunque Eros generalmente es retratado como un joven alado delgado (en el arte griego clásico), durante el período helenístico fue retratado como un niño gordito. Durante este tiempo, su iconografía adquirió el arco y la flecha (que representan su fuente de poder), que sirve para disparar y va cargada de deseo incontrolable. En los mitos, Cupido es un personaje menor que sirve principalmente para poner en marcha la trama. Él es un personaje principal solo en la historia de Cupido y Psique, cuando herido por sus propias armas, experimenta la prueba del amor. Aunque no se cuentan otras historias extensas sobre él, su tradición es rica en temas poéticos y escenarios visuales, tales como “El amor lo conquista todo” y el castigo con represalia o la tortura de Cupido.

Cupido continuó siendo una figura popular en la Edad Media, cuando bajo la influencia cristiana a menudo tenía una naturaleza dual como el amor celestial y terrenal. En el Renacimiento, un renovado interés en la filosofía clásica le confirió significados alegóricos complejos. En la cultura popular contemporánea, Cupido se muestra con su arco para inspirar amor romántico, a menudo como un ícono del Día de San Valentín.

Mas allá del amor a a primera vista


A veces sucede que al encontrar a una persona parece que rápidamente se entabla confianza y se siente bien de conversar con ella. En otras ocasiones encuentras a la persona perfecta y nace el amor.¿Cómo explicar esto?.
El amor a primera vista es el re-encuentro con un amor en nuestra vida pasada, es decir, nuestra alma pasa constantemente por ciclos de vida en la tierra a la que le llamamos la reencarnación. Cuando encontramos el amor a primera vista es porque volvimos a encontrarnos a la persona que en nuestro pasado fue nuestra pareja.
Nos movemos en un grupo de almas que en algunas reencarnaciones pueden ser nuestros hermanos, primos, padres, amigos u otros.
La creencia de la reencarnación es muy antiguo, tiene sus inicios en las religiones llamadas Dhármicas y estas se originan en el hinduismo. Según se dice, existe una reencarnación infinita.

Eres el todo del alma

Está en mis ojos tu mirada,
está en mis labios tu sonrisa,
y en mi alma tu alma se eterniza;
¡eres el todo de mi nada!

En la aridez de mi jornada
eres oasis y eres brisa,
y aunque en la senda voy de prisa,
no tengo miedo a la llegada.

Désde el confín de la partida,
diste la savia de tu vida
para lograr mi floración.
Hoy, que dar más ya no te queda,
recibe la única moneda
que puedo darte:¡El corazón!

Humberto Solari
(Perú)

Siempre tú

Te quiero porque en la noche
tu misteriosa figura
transparente, vaporosa,
se dibuja con tu luna.

Te quiero porque a la tarde,
cuando el luminar se oculta,
en el tranquilo horizonte
vas naciendo con la luna.

Te quiero porque en el día
tu original hermosura,
en el misterio velada,
espera ansiosa la luna.

Te quiero porque serena,
cuando la aurora despunta
en el pálidooccidente
vas huyendo con la luna.

Te quiero porque, amorosa,
cuando el dolor me circunda
bajas a templar mi duelo
en un rayo de luna.

Pedro B. Palacios
(Argentina)

El último beso

Tu boca hecha de amor y de ambrosía,
donde bebí de amor el rojo vino,
sobre tu rostropálido y divino
una mancha sangrienta parecía.

Yo iba a partir y tú con ansia loca,
estrechándote a mí, sensual y ardiente,
en un beso juntaste largamente
la fiebre de tu boca con mi boca.

Hoy nada me interesa cuanto existe,
pero aunque la nostalgia me tortura
al recordar tu amor y tu hermosura.

Voy cruzando la vida menos triste,
porque llevo en los labios la dulzura
de quél último beso que diste.

Felipe Sassone
(Perú)

Te quiero

Te quiero por todas las mujeres que no conocí
Te quiero por todas los tiempos que no viví
Por el olor de alta mar
Por el olor del pan caliente
Por la nieve echa agua la primera flor
Por el animal puro que no le teme al hombre
Te quiero por querer
Te quiero por todas las mujeres que no quiero

Quién me refleja sino tú misma me veo tan poco
Sin ti no veo más que una extensión desierta
Entre antes y hoy
Hubo esas muertes que yo salté sobre paja
No puedo atravesar el muro de mi espejo
Me hizo falta aprender la vida
Palabra por palabra como se olvida
Te quiero por tu serenidad que no es la mía
Por la salud
Te quiero contra, todo lo que es sólo ilusión
Para este corazón inmortal que no tengo
Crees ser la duda sólo eres la razón
Eres ese gran sol que se me sube a la cabeza
Cuando estoy seguro de mi.

Paul Eluard
(Frances)

En tu ausencia

Es un pétalo blanco de flor leve,
sobre la oscuridad de una tristeza,
tu mano, de blancor terso de nieve,
poniendo una caricia en mi cabeza.

Murmurándome alguna gentileza,
tu enamorado susurrar de ave
es una dulce música suave,
fluyendo en el jardín de la tristeza.

Queda el cielo, al triunfar de la tiniebla,
en un huerto de rosa convertido;
así, mi alma, en tu imagen deleitada…

Mas queda, sóbre un otro gris, perdido
el cielo en los cendales de la niebla:
¡así, lejos de ti, mi alma angustiada!…

Lisimaco Chavarria

(Costarricense)