¿Qué locuras se hacen por amor?

Un marido ha donado un riñón a su esposa con la que estaba casado desde hace 27 años. El hombre viendo como la salud de su mujer iba decayendo, debido a sus problemas renales y a estar sometida a diálisis desde hace años, decidió ofrecer su riñón para aliviar sus males. La pareja era compatible al 99% y el trasplante se pudo llevar a cabo con éxito.
La reflexión que nos sugiere esta noticia es ¿Hasta dónde somos capaces de llegar por amor? ¿Cuántas locuras se hacen en nombre del amor? La literatura y la historia nos ofrecen numerosas muestras. La renuncias al trono son un ejemplo, como el caso de Eduardo VIII, tío de Isabel II de Inglaterra, que renuncia al trono por casarse con Wallis Simpson, una señora norteamericana dos veces divorciada que, en aquella época, no cumplía los exigentes requisitos para ser reina consorte. En su mensaje de despedida hace referencia explicita al amor como la causa de su renuncia: ….”podéis creerme si os digo que me ha resultado imposible soportar la pesada carga de la responsabilidad y desempeñar mis funciones como Rey, en la forma en que desearía hacerlo, sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo”. En este caso no sabemos si esa prueba de amor fue una renuncia o una sabía elección; los Duques de Windsor, que así se les conocía, vivieron de fiesta en fiesta en París, lejos de las responsabilidades y encorsetamiento de la corte.

Recordamos el caso de un hombre enamorado que hacía la vista gorda a la infidelidad de su mujer. A pesar de que esa infidelidad había dado sus frutos y contaba entre su progenie con una hija producto de los escarceos de su mujer con un monitor del gimnasio. El buen hombre decía: cómo no voy a saber que no es mi hija, si cuando se quedó embaraza hacía meses que no hacíamos el amor. Sin embargo, de este tema nunca se hablaba en la pareja; siguiendo la tendencia de que si las cosas no se nombran, no existen.

Dejando de lado estos heroicos episodios, son muchas las personas que han vivido y viven sus pruebas de amor. Cotidianas, sencillas, entrañables, los amantes hacen cosas motivados por los sentimientos amorosos. Según Stendhal los enamorados se someten a pruebas de amor para cerciorarse de los sentimientos del amado. Harías eso por mí, es palabra mágica que ensalza la autoestima del amado. Sin embargo, según Stendhal, las pruebas de amor no son tan aleatorias; los amantes saben intuitivamente hasta dónde llega el sacrificio del amado, de forma que, si no quieren que la relación se rompa, no piden ninguna prueba de amor que no esté al alcance del amado.

¿Qué has estado dispuesto a hacer por amor? ¿Qué pruebas de amor te han dado? ¿Qué pruebas de amor, tuyas o de otras personas, recuerdas?

Sobre Cupido

En la antigua Grecia Cupido era conocido como Eros, el hijo joven de Afrodita la diosa del amor, la belleza y la fertilidad. Para los romanos Cupido es el dios del amor hijo de Venus y de Marte, dios de la guerra.

Cupido era ayudante de su madre Venus, dirigía la fuerza primordial del amor y la llevaba a los mortales. Era pícaro y carismático, pero a veces cruel con sus víctimas, ya que no tenía escrúpulos.

A la espalda llevaba dos clases de flechas: unas doradas con plumas de paloma que provocaban un amor instantáneo, y otras de plomo con plumas de búho que provocaban la indiferencia.

Consciente del poder que tenia, a veces rechazaba las peticiones de su madre y los demás dioses de interferir en el curso de la vida de algunos mortales así que provocaba frecuentes problemas a los dioses.

Un día se enfadó con Apolo cuando éste bromeo sobre sus habilidades como arquero, así que Cupido hizo que Apolo se enamorara de la ninfa Dafne y a ella le disparó una flecha con punta de plomo. Dafne rezó al dios río Peneo pidiendo ayuda y fue transformada en un árbol de laurel, que se consagró a Apolo.

Así entre rebeldía y travesuras, Cupido cumplía con su cometido, al paso del tiempo Venus comenzó a preocuparse porque su hijo no crecía, así que en busca de una respuesta se dirigió al Oráculo de Temis, quien le dijo: “El amor no puede crecer sin pasión”.Venus no comprendió la respuesta hasta que nació su hijo Anteros, dios de la pasión. Cuando estaba junto a él, Cupido crecía y se transformaba en un hermoso joven, pero cuando se separaban, volvía a ser un niño.

Por otro lado en la Tierra de los mortales vivía una princesa llamada Psique (Alma), que a pesar de ser tan bella no lograba encontrar marido pues los hombres que la idolatraban no se sentían dignos de ella.

Su padre intentó hallar a través del oráculo de Delfos un buen marido para Psique, pero éste predijo que ella encontraría el amor en un precipicio. El marido que le sería destinado, una serpiente alada, terrible y poderosa, llegaría hasta ella y la haría su esposa.

Venus celosa por la gran belleza de Psique le pidió a Cupido que la hiciera enamorarse locamente del hombre más feo, vil y despreciable del mundo. Enterada de que se encontraba en el borde del abismo, envió a su hijo a dispararle sus flechas pero este al verla, se enamoró profundamente de ella y creció hasta convertirse en un apuesto joven.

Contra los deseos de Venus, Cupido llevó a Psique por arte de magia a un castillo aislado y se casó con ella, teniendo la condición de que como simple mortal, tenía prohibido mirarlo.

La princesa al sentirlo cerca y escuchar su dulce voz no sintió temor, estaba segura que no era un monstruo, sino el amante esposo que tanto tiempo había deseado. Él la visitaba todas las noches rogándole siempre que no viera su rostro.
Eran muy felices hasta que convencida por sus envidiosas hermanas, Psique rompió la prohibición impuesta por los dioses y miró a su marido.

Eso le valió el castigo de ser abandonada por Cupido, quien con tristeza se despidió diciéndole: “El Amor no puede vivir sin confianza”. Expulsada del castillo, la arrepentida princesa recorrió el mundo en busca de su amado, superando una serie de desafíos cada vez más difíciles y peligrosos impuestos por Venus.

Como última instrucción le dio una pequeña caja indicándole que la llevara al inframundo. Tenía que llevar un poco de belleza a Proserpina la esposa de Plutón. Se le advirtió también que por ningún motivo debía abrir la caja.

Psique se alistó para el viaje y durante el se enfrentó a varios peligros que fueron superados gracias a los consejos dados, sin embargo la curiosidad por abrir la caja la venció así que lo hizo y al momento cayó en un profundo sueño que parecía la muerte.

Cupido al encontrarla, le retiró el sueño mortal de su cuerpo y lo puso de nuevo en la caja. Finalmente la perdonó al igual que Venus.

Fue tanto lo que ella luchó que finalmente los dioses conmovidos por el amor de Psique hacia Cupido, la convirtieron en una diosa para que pudiera reunirse con su amado.

Felizmente Cupido y Psique: El Amor y el Alma, se unieron tras duras pruebas. De esta unión nació una hija llamada Voluptas cuyo nombre significa “Placer”, de donde derivan palabras como voluptuosidad.

A partir de la historia de estos dos personajes el amor ha sido simbolizado por dos corazones atravesados por una flecha: la flecha de Cupido.

Se podría decir que Cupido es el símbolo más importante de San Valentín, representado por un niño con alas y arco con flechas que son disparadas a las parejas provocando que se enamoren profundamente. Este niño también vivió su propia historia de amor…

A TÍ…

Este poema va dedicado,
a la persona que mi amor ha conquistado,
a ti, la persona me ha llenado,
y que este poema ha inspirado.

Tu manera de ser,
tu manera de tratarme,
te hace tan especial,
que no pude evitar enamorarme.

Ahora a ti están dedicados,
gran parte de mis pensamientos,
por que me gustas tú,
pero más me gustan tus sentimientos.

Y la vida ha vuelto ha sonreírme,
cuando a ella has llegado,
porque con tu amor,
mi vida realmente ha cambiado.

Y me alegro mucho,
de haberte hallado,
porque mas que un amor,
en ti un apoyo he encontrado.

El conocerte a ti,
ha sido una bella experiencia,
porque tu has devuelto a mi,
en el amor la creencia.

A mi vida que estas oscura,
has iluminado con tu luz,
y no podría ya vivirla,
sin ella no estuvieras tu…

SI FUERAS MÍA

Si pudiera deslizarme por el cielo
una estrella de brillante te traería,
y para adornar tu cabellera
de diadema el arco iris te daría.
Si tu fueras mi reina
tu esclavo fiel seria
y postrado a tus pies,
yo mil besos te daría.

Si yo pudiera pasearte por el cielo
entre mis brazos yo te llevaría,
formaría un lecho de luceros
y allí te imploraría fueras mía.
si tu fueras mía
seria linda fantasía
y en coro las estrellas
una canción de amor entonarían.

Si un día sucediera reina mía
que mi sueño fuera realidad,
lucharía con toda mi alma
para darte toda la felicidad
si algún día fueras mía,
mi corazón yo te daría
y entre risas de alegría
tu serias mi linda fantasía.

AMOR Y LÁGRIMAS

Te amo y necesito olvidarte,
porque se que no eres libre,
mi corazón tiene que resignarse,
y creer que tu no existes.

Una lágrima brota de mi alma,
porque mi amor no te puede entregar,
no eres libre, ya eres de alquien,
y a mi lado nunca podrás estar.

Tu no quieres volver a enamorarte,
y yo nunca creí enamorarme así,
ahora quieres de tu corazón sacarme,
yo lo entiendo y por eso me alejo de ti.

Nunca podre darte los besos que desee,
porque ya existe alquien que te ha de besar,
nunca estuve contigo y nunca lo estaré,
hoy cerrare la puerta y me pondré a llorar.

MI ÚNICO AMOR

Cuando las hojarascas del otoño
Comenzaron a golpear mi puerta
un ángel, salido como de un retoño
hizo renacer los frutos de mi huerto.

Y aquí estas tú, parada frente a mí
con tu aura angelical
despertando desde mis entrañas
esta amor eterno i sin igual.

Tú, protectora de mis más profundos sueños
tú, dulce néctar de mis desvelos
tú, razón de mi existir
tú, dueña de esta alma sin dueño.

Y aquí estas tú, cuando el amor se cree perdido,
cuando el otoño de la vida se me abalanza
poniéndole razón a mi sin sentido
y una luz de vida a mi enferma esperanza.

Tú, luz que ilumina mi vida
tú, estrella que quía mi barco
tú, alma que inunda mi alma
tú, el único amor de mi vida.

Y aquí estas tú, con tu alma desnuda,
con tu amor a flor de piel
construyendo mi futuro
por un camino plagado de rosas y miel.

Tú, la más hermosa del mundo
tú, puro amor y pasión
tú, corazón iracundo
tú, ojos tristes con razón.

Y aquí estas tú, parada frente a mi
y aquí estoy yo, parado frente a ti
dándote gracias, y gritándole al mundo
que tu le diste vida a este corazón vagabundo.

TU AUSENCIA

Estoy escribiéndote y sólo tengo tu ausencia
y en mi corazón el dolor de tu lejanía.

Mi pluma no puede escribir sin que las lágrimas
tracen el poema de mis deseos en la página de las mejillas.

Si no fuera porque la distancia nos separa
te visitaría entre los plieques de la noche,
apasionadamente,

como visita el rocío los pétalos de la rosa;
y besaría ardorosamente tus labios rojos
y arrebataría tu talle, de la cintura a cuello.

Aunque aunque ausente de mi estás conmigo,
mis ojos no te tienen pero si mi corazón.

NO TE VAYAS

No me dejes solo, contigo quiero estar,
en tus brazos quiero soñar,
amiga, no me abandones ya.

Tu sonrisa quiero ver crecer,
en tu cabello me quiero enredar,
tus labios quiero sentir,
yo no quiero sufrir mas por ti.

En tus ojos quisiera ver,
el amor que transforma mi ser,
amor mío solo no quiero estar.

Contigo aprendí a soñar,
sin ti aprendí a llorar,
en tus brazos aprendí a amar,
en tus labios aprendí a besar.

Amor, no me abandones…

ÁMAME

Regálame amor mío
el sabor de tus besos y el calor de tu mirada,
no quiero perderme en tu recuerdo y pensar
que después de ti…mi vida ya no es nada.

Déjeme cariño quererte y adorarte con ternura,
arroparte con este sentir bueno y sincero,
déjeme inundar tu alma de pasión y de dulzura,
y caminar de tu mano por el mismo sendero.

No demores mas esta larga espera y,
subamos al tren que cruzo nuestro camino,
dame tu mano cariño,para que no me pierda,
…entre las sombras de la noche y el olvido.

MI CORAZÓN

Mi corazón si yo lo quiero
que anoche, hasta lloré cuando soñaba,
soñé que era verdad, que no me amaba.

Y mira mi corazón si yo lo quiero
que yo no puedo estar sin su mirada
que yo no sé que hacer sin sus caricias,
que yo no se vivir si no me ama.

Y mi corazón si yo lo quiero
que siento tus latidos al besarla
que tus latidos son tus sentimientos
que tu me das la fuerza para amarla.

Y mi corazón si yo la quiero que anoche
hasta lloré cuando soñaba. lloré porque
de amor lloran los hombres, lloré por
que de amor…lloré mi alma.