LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes … ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas obscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.


Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre… Pobre… pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.
Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!

Cesar Vellojo

¡ESTÁ BIEN!

Porque contemplo aún albas radiosas
y hay rosas, muchas rosas, muchas rosas
en que tiembla el lucero de Belén,
y hay rosas, muchas rosas, muchas rosas
gracias, ¡está bien!

Porque en las tardes, con sutil desmayo,
piadosamente besa el sol mi sien,
y aun la transfigura con su rayo:
gracias, ¡está bien!

Porque en las noches una voz me nombra
(¡voz de quien yo me sé!), y hay un edén
escondido en los pliegues de mi sombra:
gracias, ¡está bien!

Porque hasta el mal en mí don es del cielo,
pues que, al minarme va, con rudo celo,
desmoronando mi prisión también;
porque se acerca ya mi primer vuelo:
gracias, ¡está bien!
Amado Nervo

DESESPEDIENTE

La paloma está llena de papeles caídos,
su pecho está manchado por gomas y semanas,
por secantes más blancos que un cadáver
y tintas asustadas de su color siniestro.

Ven conmigo a la sombra de las administraciones,
al débil, delicado color pálido de los jefes,
a los túneles profundos como calendarios,
a la doliente rueda de mil páginas.

Examinemos ahora los títulos y las condiciones,
las actas especiales, los desvelos,
las demandas con sus dientes de otoño nauseabundo,
la furia de cenicientos destinos y tristes decisiones.

Es un relato de huesos heridos,
amargas circunstancias e interminables trajes,
y medias repentinamente serias.
Es la noche profunda, la cabeza sin venas
de donde cae el día de repente
como de una botella rota por un relámpago.

Son los pies y los relojes y los dedos
y una locomotora de jabón moribundo,
y un agrio cielo de metal mojado,
y un amarillo río de sonrisas.

Todo llega a la punta de los dedos como flores,
a uñas como relámpagos, a sillones marchitos,
todo llega a la tinta de la muerte
y a la boca violeta, de los timbres.

Lloremos la defunciòn de la tierra y el fuego,
las espadas, las uvas,
los sexos con sus duros dominios de raíces,
las naves del alcohol navegando entre naves
y el perfume que baila de noche, de rodillas,
arrastrando un planeta de rosas perforadas.

Con un traje de perro y una mancha en la frente
caigamos a la profundidad de los papeles,
a la ira de las palabras encadenadas,
a manifestaciones tenazmente difuntas,
a sistemas envueltos en amarillas hojas.

Rodad conmigo a las oficinas, al incierto
olor de ministerios, y tumbas, y estampillas.
Venid conmigo al día blanco que se muere
dando gritos de novia asesinada.

Pablo Neruda

MARIPOSA DE OTOÑO

La mariposa volotea
y arde -con el sol- a veces.

Mancha volante y llamarada,
ahora se queda parada
sobre una hoja: que la mece.

Me decían: -No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.

Yo tampoco decía nada.
Y pasò el tiempo de las mieses.

Hoy una mano de congoja
llena de otoño el horizonte.
Y hasta de mi alma caen hojas.

Me decían: -No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.

Era la hora de las espigas.
El sol, ahora,
convalece.

Todo se va en la vida, amigos.
Se va o perece.

Se va la manò que te induce.
Se va o perece.

Se va la rosa que desates.
También la boca que te bese.

El agua, la sombra y el vaso.
Se va o perece.

Pasò la hora de las espigas.
El sol, ahora,
convalece.

Su lengua tibia me rodea.
También me dice: -Te parece.

La mariposa volotea,
revolotea,
y desaparece.

Pablo Neruda

CANTABA EL PIDÉN

Un ramo de albahacas llevaba a mi niña,
mi encanto, mi bien;
la tarde caía, balaba el ganado,
cantaba el piden.

Allá, junto al rancho, la ropa tendida
cimbraba el cordel,
y los maceteros de su ventanita,
moviendo sus flores, decíanme: ¡Ven! h

Crucé por la huerta cantando un requiebro,
llegué hasta el dintel:
no estaba, como antes, abierto el postigo,
ni oí de sus labios el dulce: «¿Quién es?»

Golpeé; respondierón; abrióse la puerta,
y un pálido rostro angustiado miré:
su madre me echaba los brazos al cuello,
y oí que decía llorando: -¡Se fue
con otro!…
-¿Con otro?… ¿Con quién?
-Ya sabes, con él…

Sentí que se me iba la vida del cuerpo,
sentí que la tierra faltaba a mis pies,
y huí de la casa, llevando en el pecho
clavado un cuchillo sangriento y cruel.

Allá, junto al rancho, la ropa tendida
cimbraba el cordel,
y los maceteros de su ventanita,
moviendo sus flores, no decían: ¡Ven!,
porque en la tristeza del atardecer
todas esas cosas decían: ¡Se fue!
Decía la tarde, balaba el ganado,
cantaba el piden…

AMISTAD

Quiero ser en tu vida algo más que un instante, algo más que una sombra, un recuerdo y una sola verdad, ser el fin y el principio y una eterna amistad.

La vida adquiere un nuevo significado cuando existe una amistad como la tuya.

El destino no es cuestión de azar, es una decisión propia si queremos cultivar esta amistad, este amor; pensemos que es nuestra meta.

!!AMISTAD VIRTUAL!!

aquAquí entre nosotros y sin que nadie nos oiga:
¡Las horas que pasamos aquí son MARAVILLOSAS!
Que pena que algunos familiares, amigos y conocidos no consigan entender la grandeza de la amistad que compartimos a través de esta red virtual.

Ellos no pueden comprender como las personas pueden tenerse tanto cariño, sí nunca se han encontrado, sí nunca se han visto, sí nunca se han conocido personalmente.

Aquí entre nosotros y sin que nadie nos oiga: Quiero que sepas lo importante que eres y cuanto representas para mí en este espacio virtual. Compartimos nuestros pensamientos, nuestros sueños, nuestros planes para el futuro …

¿Con qué otro medio haríamos eso tan bien?

Ellos no saben que nosotros no nos juzgamos ni nos condenamos: solo buscamos y ofrecemos la mano para ayudar.
No saben que intercambiamos abrazos ( ¡Y hasta besitos! )

No saben que en nuestra, amistad virtual, nos preocupamos el uno por el otro, ponderamos situaciones y compartimos tantas cosas que aprendemos aquí.
¡No saben lo tanto que podemos y tenemos por aprender!

Aquí entre nosotros y sin que nadie nos oiga: Quiero que sepas
que mis días son más brillantes y que mis pensamientos son mucho más felices por causa tuya.

Es por eso que ahora te envió este “sigiloso mensaje” quiero que sientas que existe alguien aquí a quien le importas, que quiere dar brillo a tú día, que quiere desearte toda la felicidad
en todos los días de tú vida! Aquí entre nosotr@s y sin que nadie nos oiga:

¡Yo agradezco a los cielos este mundo virtual porque sin el nunca hubiera conseguido
llegar así tan cerca de ti!
tony

LA AMISTAD ES COMO LA VIDA

la vida es como el amor dificil de compreder, pero mientras mas sincero eres en el amor llegara a ti y en la vida mientras mas empeño y dedicacion pones en esa siembra cosecharas mas adelante hermosos frutos…

mientras mas escusas pones mas te atrasas…solo vive la vida como tu lo quiras vivir, sabemos que la frase…..(pero)…… siempre esta todos los dias, claro por que tu quieres que este ahi…no dejes que un pequeño tropiesa te retenga,no seas cobarde y afrontalo hoy d elo dice un amigo y mañana te lo dira la vida…

EDWIN

AMISTAD

NO SOY TU CONFIDENTE
SOY TU COMPLICE.

NO SOY QUIEN TE ESCUCHA
SOY QUIEN TE ACONSEJA

NO SOY QUIEN TE REPROCHA
SOY QUIEN TE COMPRENDE

NO SOY QUIEN COMPRA Y GASTA
SOY QUIEN COMPARTE

NO SOY EL QUE TE DIVIERTE
SOY QUIEN ES FELIZ A TU LADO

NO SOY TU HERMANO
SOY QUIEN MAS TE QUIERE

NO SOY TU PAÑO DE LAGRIMAS
SOY QUIEN LLORA CONTIGO

POR QUE MI AMISTAD SOBREPASA
ESOS LIMITES.TE QUIERO.
hernan.

MUCHAS GRACIAS POR TU AMISTAD

Gracias por todos los momentos
que hemos compartido
momentos llenos de sentimientos
y pensamientos compartidos,
sueños y anhelos,
secretos, risas y lágrimas,
y sobre todo, amistad.

Cada preciado segundo quedará atesorado
eternamente en mi corazón.

Gracias por dedicarme tiempo
tiempo para demostrar tu preocupación por mí,
tiempo para escuchar mis problemas
y ayudarme a buscarles solución,
y sobre todo,
tiempo para sonreir y mostrarme tu afecto.

Gracias por ser lo que eres
una persona maravillosa.

Pude contar contigo
cuando necesitaba en quien confiar
y pedir consejo.

Gracias a ti comencé
a conocerme
e incluso a apreciar lo que soy.

María Dolores Molina Rubio