AMIGO MÍO, TE NECESITO

AMIGO MÍO, TE NECESITO

(Poema para el Día del Amigo)
Amigo mío, no sabes cuanto necesito
que en este día estés al lado mío.
Que transites la calzada que transito.
Que me aclares el camino sombrío.

Tus palabras no se escriben en la arena,
sino, en rocas indelebles se han escrito.
Tus pláticas son siempre tan amenas:
¡Ni te imaginas lo que yo las necesito!

Amigo mío, tu consejo es exquisito,
como una dulce melodía a mis oídos.
En temas del corazón, como erudito,
aciertas hasta el total de mis latidos.

Amigo mío, sabes que te necesito
pues eres curación para mis penas.
Solo tenerte y que comprendas mi grito,
será una cicatriz para mis venas.

Y en este día te agradezco el rinconcito
que me has guardado entre tantos amigos.
¡Qué feliz me hace ésto, y qué bendito
soy al tenerte aquí conmigo!

AMISTAD

AMISTAD

Sabes bien, querido amigo,
que mi corazón está en tus manos,
latiendo con vigor y amor a la vez
que tiembla en pensamientos.

Pienso.
Pienso. Pienso y pienso
qué habría sido de mí
sin tus palabras de aliento.

Qué habría sido de mí
en los momentos de desesperación
sin tu dulce compañía;
qué habría sido de mí sin tu fuerza.

Sabes bien, querido amigo,
que pienso que no es suficiente
lo que yo puedo hacer por ti; y
que no habrá suficiente vida
para mí, para poder agradecerte,
para poder corresponder con amor.

¡Te quiero!
¡Jamás te perderé. Jamás me perderás!
Habremos de estar juntos para siempre.
Es una promesa y así será.