Carta de un Pequeño

Carta de un pequeño

Mi padre dice que los tesoros son más valiosos
si uno es capaz de compartirlos.
Felicidades papá
Carta de un pequeño

Mis ojitos están siempre dirigidos
a tí y te observan noche y día.

Mis orejitas captan rápidamente todo lo que dices.
Mis manitas están ansiosas por hacer todo lo que tú haces.

Soy un niñito que sueño que llegue el día de parecerme a tí.
Eres mi ídolo, el mayor de los sabios.

En mi pequeña mente nunca surge la menor sospecha de tí.
Creo en tí con devoción, sostengo lo que dices y haces.

Lo haré igual que tú y lo diré a tu manera cuando crezca.
Creo que siempre tienes la razón.

Cada día con todo lo que haces, me sirves de ejemplo.
Y espero con ansias crecer… ¡para parecerme a tí!

Carta de Jesús

Querido Amigo:

¿Cómo estás?, te escribo esta carta porque quiero decirte que te amo, y me gustaría tener una relación más cercana contigo. De más está que te pregunte como estás, porque estoy pendiente de ti cada minuto, y hasta ese último pensamiento que tantas veces te desvela, lo conozco.

Te noto a veces tan distante de mí, que he sentido miedo de perderte para siempre. Ayer te vi muy triste y quise arrancar de ti esa angustia, lo grité a los cuatro vientos pero no me buscaste. Te vi ayer hablando con tus amigos, te vi comer fuera de hora, y recorrí contigo la calle de tu casa, quise mirar con tus ojos eso que guardas y que te provoca tanta nostalgia, y quise que tú me escucharas pero no lo hiciste, y así esperé todo el día.

Al llegar la noche te di una hermosa puesta de sol para cerrar tu día, y una suave brisa para tu descanso. Después de un día tan agitado, esperé, pero nunca viniste. Te vi dormir anoche y quise tocar tu frente, envié rayos de luna que se reflejaron en tu casa para ver si te despertabas conmigo, pero seguías en tu sueño.

Quiero compartir contigo tantas cosas, pero no me dejas. En la mañana era tarde y te fuiste apresurado sin ni siquiera sospechar lo importante que eres para mí. Te amo y trato de decírtelo por medio del cielo azul, de la lluvia…. y mi voz se pierde como un eco detrás de tus pensamientos.

Te hablo al oído a través de las hojas de los árboles y el olor de las flores, te grito en los riachuelos de la montaña, doy a los pajaritos canto de amor solo para ti. Te visto con el calor del sol y te perfumo el aire con el aroma de la naturaleza. Me escucharás cuando hagas silencio en tu interior, te intento guiar moviendo en ti buenos deseos, déjate llevar por ellos. No estoy en el más allá… estoy en tus pensamientos! Regálale una mirada de amor a todo el que te rodea y me descubrirás a cada instante.

Hoy busqué alguien que me prestó sus manos y esta hoja de papel para escribirte, en lo adelante escribiré en tu corazón si me lo permites, solo dime Si… yo se que es duro vivir en este mundo, realmente lo se, pero si confías en mi, a partir de hoy tendrás nuevas fuerzas. Habla conmigo, desahoga tus angustias y ansiedades que yo siempre tengo tiempo para ti, cuéntamelo todo, llora si quieres, soplaré tus lágrimas para acariciar tu rostro.

Llámame a cualquier hora del día o de la noche, que yo nunca duermo, y siempre te responderé. Si puedes caminar y mirar con amor el universo, con humildad tu rostro en el espejo, con ternura aquel que te sonríe, con misericordia aquel que te pide compasión, y con perdón aquel que te hizo llorar… mi voz serán tus pensamientos!… Que no sea largo el camino que habré de recorrer tras de tí.

Tu amigo fiel, JESÚS.

DECIR “TE AMO”…

Decir te amo, suena más sincero, más bello, más tranquilizante, desde que tengo recuerdos de nuestro futuro, desde que los días se despiden antes de irse, desde que llegan las noches trayendo atisbos de tu aura, desde que tu beso puede traspasar toda distancia.

Y es que has llegado, y permaneces, como un verso que sueña, y tus labios se convierten en vino que sonríe, sí tus labios, nunca los alejes demasiado de mis pasos, podría caer como un niño que le atraen las escaleras, los lugares olvidados por el mundo, y luego sentirme tan solo sin saber como levantarme.

Pienso en ti, sólo en ti me gusta pensar cuando todo parece caerse, cuando todos parecen fallarme, cuando todos han mentido, caminamos los mismos sueños, por un sendero que nunca se bifurca mientras lleguen tus ojos. SÍ , estoy convencido que tus ojos tienen la culpa de que yo me ponga a escribirte todas estas cartas.

Llegan frases de algún mes para bendecir tu nombre, el pan, el día, la hora que llegaste, el instante en que me escogiste para alojarme en ti, oraciones de amor que lamen el tiempo, ¿Dónde estabas cuando el amor era una palabra indescifrable, indescriptible, indefinible?

¿Dónde?
Tal vez todavía no iba a pasar ningún invierno que me trajera tus brazos
, pero el frío aprendió a insinuarme con cada enero tu nombre, y supe que estabas en los confines de lo posible, que este amor caminaba paralelo desde nosotros hacia nosotros.

Ya no saben esconderse estas cartas, estos versos que saben de un amor sincero, que se cuenta a sí mismo todas sus esperanzas recién nacidas, y revive otras que agonizaban permanentemente negándose a morir del todo.

Las palabras que has traído hasta aquí, espiritual tatuaje, eso que serás tú, porque así lo necesito, un tatuaje secreto que nunca se borre del alma y que . sin embargo sea casi invisible para todos aquellos que han manchado las oraciones divinas de amor con frases insulsas de este mundo, He mirado mis manos, y mi boca, mis ojos, mis poemas, sí los he mirado quedarse en silencio, para escuchar al corazón transformarse, decir te amo, te quiero, te extraño tanto. Allá donde te encuentres, aprende a leer este silencio cuando es más intenso que el ruido del mundo, y esta sed, y esta agua, y todos los besos a veces profanos a veces sacros que quieren llegar hasta tu boca.

Te Amo.

GRACIAS POR EXISTIR

Comenzaba a relatar los momentos más tristes de mi vida, aquellos que van acompañados de lágrimas y recuerdos de melancolía, simples estadíos de mi infancia, adolescencia, adultez y cobardía; olvidando y callando la venganza de una mujer oculta en su cruel perfidia.

Fueron momentos de angustia, dolor y sin sabor, muchos de ellos hirientes, profanos e injuriosos, con la mirada desorbitada, divisaba la muerte y mis lamentos miedosos; ocultando mi gran pecado como un insólito e incógnito pecador.

La desilusión se apoderaba de mí, la esperanza era vaga y un pañuelo vendado en mis ojos, sonreír ya no era sinónimo de felicidad, ni de momentos clamorosos; hasta que sentí que tú estabas ahí.

Ahí para hacer saltar mi corazón de la emoción, de sentir gusto por la belleza que me refleja tu rostro, de sentirme halagado de tener una hermosura a mi lado, de llenar todo mi ser con esa palabrita que se llama pasión, de hacer que mis pensamientos, sentimientos se enamoraran de ti, de buscar la manera para tenerte siempre ahí para mí, y como si fuese poco de sentir que eras mi inspiración.

Hoy la felicidad es muy poca palabra para expresar lo que yo siento, el sentido de mi vida eres TÚ, buscarte, decir “mi amor” me suena poco, pues quisiera inventar nuevas palabras para decirte que eres la niña de mis ojos.

Tú, mi amor, eres mi verdadero regalo de Dios, tú eres mi naturaleza y todos sus climas, pues tú eres mi mundo… mi razón de existir.

Sólo tengo una última cosa para decirte:
Tú conviertes mi melancolía en poesía,
Tú eres mi verdad… gracias por existir.

¿POR QUE TE AMO?

¿Sabes? Hoy amanecí con una duda.
¿Por qué te amo tanto?
¿Por qué Dios te puso en mi camino?
Quizá te pueda decir porque eres muy bella, quizá te pueda decir porque eres muy tierna, quizá te pueda decir porque sólo tú me has de dar el cariño y amor que siempre anhelé.

Todo lo que te digo es muy cierto, pero… ¿te amo por eso?
Muchas veces se lo he preguntado a mi corazón. Su respuesta fue… la amas por ser la persona más dulce y por tener el corazón mas blando de este mundo.
Es verdad, mi corazón tiene mucha razón, pero…. no contento con eso fui y le pregunté a mi mente la cual me contesto: “es simple, la amas por su delicadeza, por su inteligencia y porque es la única que te escucha y parece entender cada palabra tuya”, muy buena respuesta ¿no crees?; pero… ¿es por eso que te amo?

Es muy cierto, te amo por todo lo que digo pero… ¿es razón suficiente para amarte?
Quise preguntárselo a mi espíritu, entonces me puse a meditar, cuando vagando estuve por el mundo al fin me encontré con mi espíritu, que por cierto lo encontré muy triste, pero feliz a la vez le pregunte que era lo que le pasaba, el sólo me dijo: te estuve esperando sabía que llegarías a mi y grito al cielo ¡gracias mi amor! ¡gracias Dios!, me sorprendí totalmente.
Mi espíritu me dijo: “Sé a qué vienes, lástima que hayas venido hasta acá para saber tu respuesta… ¡pues mira!… La respuesta está frente a ti”… quedé atónito, no sabía a qué se refería.

Sabes… por eso estoy triste, porque la respuesta camina junto a ti cada minuto de tu vida; yo aún confundido miraba a todos lados sin encontrar la respuesta, mi espíritu me sacudió de los hombros y me gritó:
“¡Mira a tu alrededor!”, entonces cuando volví en si, me di cuenta que la respuesta era mi espíritu, mi alma.

Desde que te conocí sentí que mi alma volvió a mí, sentí que esa parte que había perdido regresaba a mi lado, sentí que desde que te conocí soy el ser más completo de esta vida, hoy son muchos ya los días de estar a tu lado, días de infinita alegría, meses de locuras por verte, meses que parecían décadas, en verdad te doy gracias por dejarme conocerte tal y como eres, por darme permiso de explorar por cada rincón de tu vida y hacer mías las fantasías más cohibidas.

Te doy gracias por dejarme saber que existes, por dejarme pensar que como yo nadie podrá amar, por darle las respuestas más obvias a las preguntas más complicadas sobre mi vida.

¿Por qué te amo tanto? Es muy simple mi amor…
te amo tanto por dejarme reencontrarme conmigo mismo, con mi espíritu, con mi alma.

¿Por qué Dios te puso en mi camino?…
sencillamente, porque sólo alguien como tú podría llenarme de felicidad.

Pero… sí, no hay duda que encontré las respuestas aunque me hayan dejado otra duda.
¿Acaso tú no eres mi alma?… puesto que, ¿acaso no era a ti a quien buscaba? Sé que encontraría la respuesta, pero esas respuestas me traerían más preguntas y quien sabe… mi última sería si yo soy tú o si tú eres yo…

Tal vez lo único que logre con esta carta es confundirte más y más, pero… entiende lo que escribí…
Lo único que entiendo es que te amo;
nunca lo dudes, ¡te amo! Y que pase lo que pase siempre será así, pues desde que te conocí vivo para ti, moriría por ti, a Dios rogaré por ti y hasta en tu marioneta me convertiría por ti. Mil hojas escribiría, mil lapiceros acabaría, sentado me quedaría, sólo para decirte el motivo de mi vida ahora que estas tú, pero sólo dos palabras son capaces de resumirlo todo.
Sólo dos palabritas son capaces de representarlo todo: ¡Te amo!

UNIDA A TI

Hola mi amor, ¿cómo has estado?

Hace muchos días que no te escribía una carta, eso no puede suceder porque siempre las esperas y sé que no es bueno hacer esperar las letras que nos traen esperanzas, amor y ternura que siempre te estoy entregando.

Todos los días siempre busco un nuevo motivo para escribirte: tu amor no es nada menos para mí, puesto que tú eres esa incesante fuente de la cual bebo todos los días para mantenerme con vida y con fuerzas para seguir ese inquieto sueño que llevo desde que contigo siento esa bella sensación de amor.

Ya está pasando otra estación, pero siempre es bello mirar como cambian los colores del paisaje. Ya ves que todo cambia, amor mío, más este amor siempre es el mismo, siempre estamos ansiosos de saber el uno del otro. No importa que las hojas del calendario cambien, porque nuestros corazones permanecen más unidos que nunca y desconocen toda fecha, todo día o toda hora, porque nuestro amor está basado en la confianza y la lealtad que tenemos el uno para el otro.

Muchos discuten por estas cosas porque no están juntos, porque no reciben cartas o porque no llaman nunca, ¿te das cuenta que siempre hay reclamos? En cambio en nosotros existe la esperanza, es una constante que siempre nos acompaña, es esa que nunca muere por muy malos vientos que haya.

Tu amor está conmigo y esta carta cruza océanos, mares, bosques para que te llegue llena de amor y esperanzas para quedarse contigo. Sin darnos cuenta un día cualquiera estamos escribiendo, ya sea cuando estemos con el alma que reboza de alegría o cuando estamos sumidos en la más profunda de las penas o aflicciones que esta vida tiene reservada para cada uno de nosotros.

Es verdad que pasan las estaciones y vemos muchos cambios, yo misma veo muchos paisajes diferentes, como tú veras los tuyos, pero nada de eso tiene importancia para un amor como el nuestro. Muestra de aquello es esta carta y las muchas que ya te he escrito, porque por ahora mis líneas son mis fieles testigos y compañeras de recorrido en todo este tiempo que he vuelto a renacer contigo, porque un pequeño verso que te escriba es un paso más que doy para estar contigo y compartiendo mi destino al tuyo.

Unas líneas más para ti, amor de mis versos, de mi corazón que vive unido al tuyo.
así te amo, siempre tuya, siempre mío, siempre nuestro

Desde mi rincón para ti.

ERES EL AMOR DE MI VIDA

Comenzaré diciéndote una vez más “Te amo”, pues en este camino de emociones te iré mi sentimiento revelando.

Cuando estoy contigo no existe en mi corazón más que amor, el tiempo me da igual, pues el estar contigo es magia, hechizo, encanto; me haces flotar por un paraíso de ilusiones de donde nunca más quisiera regresar.

Quizás no sea el hombre perfecto para ti, quizá no sea el chico ideal, quizás no te doy lo que tu quieres, pero de lo que debes estar segura es que mi amor por ti es más que inmenso, más que infinito…

Eres más que mi inspiración, eres más que mi propia vida, eres mi plenitud y la bella razón por la cual deseo siempre vivir.
Si tu no estas junto a mi, es como si fuese un águila solitaria buscando su eterna compañía, buscando el amor perfecto, la mujer perfecta…y la divina belleza; en sí te estaría buscando a ti mi chiquita.

He cabalgado por el lomo de los sentimientos, y en tan amplio terreno descubrí tu nombre y tus ojitos grabados, pero lo más curioso es cuando me puse a revisar mi viejo libro del destino, y muchas cosas me di cuenta que te nombraban a ti, y que se estaba construyendo un mundito de amor, para cuando la casualidad de la vida nos hiciera el favor de unir nuestros labios en un sublime y tierno beso

. Sé que estoy enamorado de la mujer más buena, sincera y linda del mundo, sé que te amo y que me gustaría amarte mucho, mucho, pero mucho más, es que ya ocupas todos mis pensamientos, ocupas la melancolía de mi alma cuando ésta te extraña y he descubierto que eres la cuerda para atar todas mis fronteras y horizontes, sé mi hito; pues quiero ser siempre de tu propiedad…

Te amo mi amor y nunca lo dudes, pues tú eres mi más linda realidad…Acompáñame por los distintos caminos del amor, déjame saborearlos a tu lado, déjame hacer locuras por el grandioso hecho de estar enamorado, déjame sentir en su plenitud el verbo amar, déjame demostrarte esa pasión que guarda mi corazón y déjame gritarte al mundo gracias por existir.

Mil gracias por ser la mujer más buena de este mundo, mil gracias por cruzarte en mi camino, y mil gracias por hacerme tan feliz.

Sabes hay una ultima cosita que me falta por decir, hay una ultima cosita que mi corazón te quiere revelar…
¿Sabes?… ¡Eres el amor de mi vida!.

Te amo y siempre te amaré.

“Mi Único Amor”

Una carta para tí mi amor

“Tengo tanto amor que darte, rebosante mi corazón se encuentra.
Mis sentimientos vuelan hacia el infinito y sueño estar contigo.
Mi único amor, mi soñado amor: toma mi mano y no te canses de ir a mi lado
que mientras me quede un aliento de vida es para ti, sólo para ti”

Tú, mi único amor:
Para ti son estas letras que se juntan en mis manos y caen sobre este papel como en otoño caen hojas de sus arboles, así son mis letras para ti, no las puedo detener, desean llegar hasta donde te encuentres para que sueñes con mis besos que juegan contigo cuando te encuentro entre mis sueños… Nunca se aceptan la distancias porque duelen, mas yo sigo escribiendo hasta que se forme una larga cuerda que cada día con mis letras se van acortando. Quiero que nunca se pierda la magia que tengo contigo, pues son sueños que juntos hemos forjado, pedazos de vida que hemos entregado en este amor, siempre con paciencia para esperar lo que sea necesario…

Eres mi gran amor, mi único amor, ese con el que se sueña sólo una vez en la vida.
Nadie me dio tanto como tú, mi vida, nadie me amó como tú me amas. No sé si te das cuenta de
ello, pero desde que estás a mi lado soy otra, soy una persona feliz, porque conozco a un ser maravilloso que sólo vela por mí. Contigo me siento segura, contigo se me van los miedos, contigo soy todo lo que cualquier persona sueña ser…

Mi único amor, ese eres tú. El que siempre busca en su correo una carta, de esas que hablan de un amor, de este amor, de nuestros sueños y planes… voy despacio, ya me has enseñado que todo lo bueno se hace esperar y yo te lo digo, a ti te esperaré eternamente, porque de ti vivo enamorada, por ti mis ansias se despiertan con sólo ver algo tuyo. Imagina cómo se pone mi piel cuando leo lo mucho que me amas y lo mucho que me extrañas… amor ¡qué bendición es haberte conocido!

Y así voy abrazando mi almohada con los ojos medio dormida y tratando de decirte que -te amo-, que eres mi único amor, y que nunca faltarán los suspiros por este amor tan querido, tan amado… Si un deseo se me otorgara sería el de caminar por mis calles, hasta encontrarte y decirte, “regálame un beso de amor”, una mirada tuya y abrazarte tanto que fuésemos uno solo hasta perdernos en este mar de locuras que juntos hemos formado. Ya no hay espacios en mi mesa, ni en mis libros, todo está repleto de ti. Tu nombre es y será por siempre, en mi vida mi único amor.

Gracias por creer en mí, gracias por ser tú,
gracias por dejarme ser yo.
Todas mis locas cartas de amor sólo tienen un destino…
y eses eres tú, mi único amor.
Hasta pronto mi único amor: Que la mañana que se asoma en tus ojos te recuerde que hay alguien en el horizonte que siempre piensa en ti, hasta que ambos nos tengamos como compañeros eternos al final de este largo tiempo.

Siempre tuya, siempre mío, siempre nuestro este amor…
Desde mi corazón para ti,
Tu único amor.