HORA

¡Me acordaré de ti
todas las noches a las once!…

En la plaza sin luna de tu ausencia
pronunciaré tu nombre
con el mismo temblor del primer día
todas las noches, a las once!…



Y aunque esté en un café, o en un teatro
o en un duelo, sin que nadie me importe,
te llamaré -subasta de mi pena-
todas las noches a las once…

Y si la gente -¡qué importa la gente!-
no sabe, no comprende, no conoce
lo que es el amor, que aprenda de mis labios
todas las noches a las once…

Que cariño que no es nube, ni melindre,
sino sangre, canción, olvido y monte…
Se quiere así, gritándolo a los vientos,
todas las noches a las once…

Y un día llegará -que Dios me oiga!-
que cuando vaya a pronunciar tu nombre,
tú estés bajo la lluvia de mis besos
a las diez, a las once y a las doce.

Rafael de León

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *